Propensos a la felicidad…

0

Durante la mayor parte de la vida, nada maravilloso sucede.
Si no te gusta levantarte cada día, y terminar el trabajo que estás
realizando, para después poder disfrutar de la familia y los buenos
amigos, entonces, lo más probable es que no seas muy feliz.

Si basamos la felicidad en los grandes eventos, como tener un nuevo
trabajo bien retribuido, disponer de una gran cantidad de dinero,
tener un matrimonio perfecto y feliz, o realizar un viaje a Hawai, no
podrás sentirte feliz la mayor parte del tiempo.

Si por el contrario, la felicidad consiste en pequeñas cosas, como
una reunión agradable, el contemplar la floración de los jardines
en primavera, una bebida apetecible etc, entonces seremos
propensos a vivir con un poco de felicidad.
¡Para ser feliz a pesar de no serlo, hay que aceptarlo sin más preámbulos!!