EL PUNTO DE MIRA…

0

Torre del oro Sevilla

En ocasiones, nos solemos enfadar un determinado
día lluvioso, cuando nos salpica un coche, desluciendo
el brillo de los zapatos, en vez de pensar, en las maravillosas
energías, que a través del universo, actúan en nuestro
diminuto planeta, quien unas veces lo envuelven con
la luz del sol, y otras cubren el cielo de nubes; procedente
de la evaporación de estanques, lagos y ríos, devolviéndola,
en forma de lluvia granizo o nieve, equilibrando
de ese modo, las fuerzas naturales…

Bellezas, tiene el cielo gris; maravilla hay en cada gota de lluvia;
e infinitos portentos encierra un copo de nieve.

¿Habríamos de olvidar todo esto y preocuparnos tan sólo,
porque no sucede a medida de nuestro gusto, que
de forma egoísta quisiera gobernar el tiempo?