Kobanê, luchando entre contradicciones

0

¿Es la guerra fruto de la locura? Bueno… más bien es el resultado de no saber conciliar los deseos y la realidad, es la falta de amor, de pedir perdón y de perdonar y es la incapacidad de usar la razón para conciliar intereses y de arrepentimiento para reparar daños. Las guerras, una vez empezadas, se alargan por falta de ideas, por falta de decisión, por falta de generosidad, por falta de cohesión entre aliados y por usar medios inadecuados (mal uso de la fuerza o de las negociaciones).

Kobanê es una pequeña localidad al norte de Siria y fronteriza con Turquía. Y ejemplifica lo que acabo de decir. Este municipio es de mayoría kurda y está sitiada… …extrañamente sitiada. Por el sur sufre el asalto de miembros terroristas de ISIS (Estado Islámico de Sira e Irak, por sus siglas en inglés) que atacan a los miembro de YPG (Unidades de Protección Popular, por sus siglas en kurdo) y por el norte los turcos oficialmente se niegan a ayudar o a dejar ayudar a los kurdos con armas desde su territorio.

Los kurdos no están solos a pesar de todo. Cuentan con la ayuda de una coalición internacional liderada por EE.UU. que bombardea las posiciones de ISIS y dentro de la ciudad un brigada del FSA (Ejercito de Liberación de Siria, por sus siglas en inglés). El problema es que los EE.UU. no creen que Kobanê vaya aguantar y está más preocupado por defender Bagdad de los ataques de ISIS y, para colmo, el FSA ha atacado a los kurdos sirios varias veces desde que empezó la guerra civil en Siria.

Los guerrilleros de ISIS usan el material militar americano que los iraquíes abandonaron y armamento ruso capturado al ejercito sirio o ellos han comprado, mientras los kurdos en Kobanê usan principalmente armamento ruso.

Los turcos han desplegado tanques en la frontera y tienen la capacidad matar a los miembros de ISIS y salvar a los kurdos que luchan edificio por edificio por defender la ciudad que ya ha llegado a estar en un 50% bajo las fuerzas de ISIS. Pero lo único que los turcos están dispuestos a hacer es recibir a los kurdos en Turquía, desarmarlos y enviarlos en el mejor de los casos a campo de refugiados.

Turquía, como muchos de los coaligados con EE.UU. en los bombardeos contra ISIS, es miembro de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), la mayor coalición militar de la historia de la humanidad.

¿Por qué Turquía no ataca a ISIS ni ayuda a los kurdos, como desean muchos kurdos turcos?

1º Porque no saben qué ocurrirá después de atacar a ISIS. ¿Quién llenará ese vacío de poder?
2º Porque EE.UU. y su presidente Barack Obama no quieren enviar tropas terrestres de combate a Siria ni a Irak. Los americanos perciben como un grave error su última invasión de Irak, donde se tenía claro cómo invadir el país pero no se sabía cómo ayudar a organizar su futuro político.
3º Porque YPG es un afiliado de la organización turco kurda, PKK (Partido de los Trabajadores del Kurditán, por sus siglas en kurdo) que es considerado tanto por Turquía como por EE.UU. como una organización terrorista. El conflicto entre el PKK y Turquía se saldó con la muerte de 30.000 personas entre 1984 y 2003.
4º Turquía no tiene ningún interés en ver aparecer un estado kurdo en el norte de Siria, que tal vez podría constituirse si hay un vacío de poder en Siria.
5º Turquía no quiere acabar con ISIS, sin acabar con el régimen sirio de Assad, considerado como criminal.
6º ISIS retuvo secuestrados 40 turcos que fueron liberados, presumiblemente después de negociaciones. Turquía no quiere tener más problemas con ISIS.

Desde que empezó el sitio de Kobanê, los kurdos se han visto implicados en disturbios contra la autoridades turcas en protesta por su pasividad militar. Ha habido enfrentamientos en las calles turcas y han muerto treinta personas. Los turcos han atacado al PKK y el aire de paz que se empezaba a respirar desde 2003 hasta hoy se ha enrarecido.

Ahora ampliemos el foco para tener una perspectiva más amplia.

ISIS tiene todos los siguientes frentes abiertos:
En Siria, tienen que luchar contra el régimen de Assad (cuyo mayor aliado es Rusia), los kurdos y el FSA (que cuenta con el apoyo de armamentos y entrenamiento de EE.UU.).
En Irak, tienen que luchar contra los suníes que todavía no se ha no completamente sometido en la provincia de Anbar (la localidad de Ramadi todavía resiste) contra los kurdos en el norte (que cuenta con el apoyo de consejeros militares occidentales y han recuperado la presa de Mosul) y contra los chíes (que cuentan con el apoyo aéreo de EE.UU. y su coalición y con consejeros militares de esos países) y de Irán (enemigo de EE.UU.). Y aquí hay que añadir que los kurdos también crearon una organización terrorista, PJAK (Partido por una Vida Libre en Kurdistán), que opera en el norte de Irán. Los chiís no tienen buenas relaciones con los kurdos iraquíes, porque se acusa al gobierno autónomo kurdo de discriminar a los árabes. La coalición internacional contra ISIS es una increíble alianza de enemigos o agentes deslavazados.

¿Qué es lo que puede ocurrir ahora?

Suponiendo que los kurdos puedan ganar más batallas contra ISIS no tienen más pretensión que recuperar las zonas donde ellos vivían y no mucho más.
Los chiís pueden bien defender sus zonas pero tienen complicaciones para adentrarse en zonas sunitas (principalmente, la provincia de Anbar) y poder recomponer sus relaciones con la población que se ha sentido discriminada por ellos.
Por lo que la recuperación de la región de Anbar resulta difícil.
En Siria, ISIS y el regimen de Assad están atacando al FSA (lleno de disputas internas) porque es el que tiene la responsabilidad de ganar atacar a los dos (con el apoyo armamentístico y de entrenamiento de los EE.UU. y sus aliados en Oriente Medio).
El FSA contó con muchos colaboradores, pero la falta de apoyos internacionales hizo que gran parte de sus miembros pasasen al Frente Islámico (una versión menos extremista que ISIS).

Una perspectiva mundial el conflicto

La ONU es el foro donde se discuten y se valoran la amenazas globales para aportar soluciones. Gracias a la ONU se liberó Kuwait de la invasión de la tropas iraquíes de Sadam Hussein. La ONU (Organización de las Naciones Unidas) valoró la amenaza y acordó una solución práctica y contundente al problema. El problema es que la ONU no ha todavía acordado una posición práctica y contundente contra ISIS. Porque hay intereses distintos en relación a lo que debería ser el futuro de la región.

Rusia, interesado mantener acceso militar a un puerto en Siria y tras la anexión (o invasión) de la ucraniana península de Crimea (otro punto marítimo militar estratégico para Rusia), tiene muchas cosas en la mesa de negociación del consejo de seguridad (el principal órgano de decisión de la ONU). Pero Rusia tiene interés en solucionar el problema también porque gran parte de los reclutas de ISIS son chechenos rusos lo que probablemente será un problema terrorista para Rusia cuando ellos vuelvan del campo de batalla.

Así pues, EE.UU. y sus aliados, sin el apoyo de la ONU, están en una extraña (y parcial) política bélica contra una tozuda organización terrorista, ISIS, que va lentamente ganando terreno y adeptos, sin haber alcanzado un consenso internacional para parar a este agresor.

Volviendo a Kobanê

Los kurdos, el FSA y los bombardeos de la coalición están expulsando a ISIS de la ciudad de Kobanê además han recuperado la colina que hay al lado de la ciudad y que permite defender el flanco occidental de la ciudad.