Feliz Día de la Constitución, por Eugenia Carrión

0

Hace ya 35 años que la mayoría del pueblo español ratificó en un referéndum, con el 88,54% de los votos, la Constitución, un hecho crucial para nuestra Historia, que sentó las bases para la estabilidad política y una convivencia pacífica entre las distintas opciones políticas. Ese 6 de diciembre de 1978, España habló y decidió su futuro, posibilitando el establecimiento de un Estado social y democrático de Derecho que se definía como una monarquía parlamentaria en una unidad compatible con las autonomías, garantizaba el respeto y protección de los derechos fundamentales y que proclamaba en el Preámbulo, el deseo de establecer la justicia, la libertad y la seguridad, velar por el bien de todos los españoles, así como promover el progreso de la cultura y la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida. Los españoles apostamos por la democracia, la libertad y la reconciliación, un camino que continúa a pesar de la acción de algunos grupos violentos como ETA o del golpe de Estado de 1983.
Es cierto que aún queda mucho por hacer y que existen amenazas de los que no aceptan las “reglas de juego” de la Constitución, pero a pesar de ello y de las dificultades económicas y problemas de corrupción por los que atraviesa la situación actual de nuestro país, creo que el balance es positivo. Hemos avanzado desde infraestructuras a sanidad, las condiciones de vida han mejorado en algunos aspectos, aunque no en otros. Por ello, no dejamos de aspirar a un futuro mejor donde el progreso de la justicia posibilite que todos los españoles seamos realmente iguales ante la ley y no se discrimine a nadie por ninguna razón, o que se consigan las circunstancias económicas que hagan posible en la práctica el derecho de todos/as los españoles a un trabajo digno y, como declara el artículo 35,1, a la libre elección de profesión y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo.
Ojalá que en el futuro logremos construir entre todos una España sin quiebras, que nuestros políticos encuentren las vías adecuadas para hacer que nuestra sociedad alcance en la práctica, dentro de una convivencia pacífica y en seguridad, un nivel de vida apropiado para todos los ciudadanos, en el que no se prive a nadie de su vivienda ni de su legítimo derecho a tener un hogar, en el que se consiga el pleno empleo y desciendan las cifras tan dramáticas de paro, de modo que permita a todos sentirse útiles y realizados en su trabajo.
Ojalá que en el futuro a través de una educación de calidad, todos se desarrollen como personas, que partiendo de la tolerancia y la honestidad, se respete la dignidad humana sin discriminación alguna, sea blanco o negro, ateo o creyente, hombre o mujer. Y ojalá que avancemos en paz a pesar de los brotes independentistas, aunque no podemos obligar a nadie a que permanezca a nuestro lado si no lo desea, tampoco sería justo romper lo que una mayoría democrática decidió un 6 de Diciembre, día de nuestra Constitución.
constitucion 6 diciembre 1978

Artículo anteriorLa pareja..
Artículo siguienteDesde Siria: La U.E. va por su segundo holocausto
Avatar
Nací en Málaga el 27 de enero de 1965, tengo tres hijos y trabajo como profesora de Religión en el colegio Novaschool Añoreta en rincón de la Victoria, Málaga. Licenciada en Derecho y diplomada en Ciencias Religiosas. Participo en el periódico Paréntesis y ahora en el periódico digital Malagaldía. Algunos de mis relatos y microrrelatos se han publicado en libros como Las vueltas del aire, Déjame que te cuente, Un grieta en la jaula, La costa quedó atrás, Memoria de la pasada tormenta, Fuego interior, Estampados, cuentos de la crisis y Relatos Voltea, entre otros. Soy autora del libro de microrrelatos La Margarita Dijo Sí y La Vida Es Rosa. Actualmente estoy publicando por capítulos la novela Diario de una mujer cansada en distintos medios vía internet, y participo en el próximo libro de microrrelatos “Desahuciados” que publicará editorial Traspiés. Creo en Dios y en la bondad del ser humano.