El nuevo alcalde neoyorquino celebra el triunfo del “progresismo”

0

El alcalde electo de Nueva York, el demócrata Bill de Blasio, celebró en español que la ciudad estadounidense haya elegido “el camino progresista” en la elección que le dio una amplísima victoria y cambió el rostro republicano que la gobierna desde hace 24 años.

alcalde NY

“Hoy empezamos a caminar juntos como una sola ciudad”, afirmó De Blasio esta madrugada en su discurso de victoria, en el que agregó en español: “Estamos muy orgullosos de lo que logramos en esta campaña”.

De Blasio se impuso ayer con un abrumador 73% de los votos frente a su rival republicano, Joe Lhota, quien prometía seguir la línea de Michael Bloomberg, el multimillonario empresario de medios de información financiera que gobierna Nueva York desde hace 12 años.

Lhota admitió hoy su derrota asegurando que “deseaba que el resultado hubiese sido diferente”, pese a lo cual agradeció a sus seguidores.

Hoy, en su primera conferencia de prensa como alcalde electo, horas después de su discurso de victoria, De Blasio, de 44 años, proclamó que tiene un mandato “claro” de los ciudadanos para poner en marcha su programa electoral y anunció su equipo de transición para preparar rápidamente su llegada al gobierno municipal.

“Tenemos que preparar rápidamente las piezas para poder llegar al ayuntamiento listos para actuar”, afirmó el alcalde electo, quien avanzó que buscará una administración municipal “que refleje la diversidad” de la ciudad.

De Blasio, cuyo margen de victoria es el más alto en un candidato que no ocupara previamente la alcaldía, afirmó claramente que “el pueblo de la ciudad ha hablado, el mandato es claro”, informó la agencia de noticias EFE.

“Tenemos la obligación crear una ciudad en que la prosperidad sea compartida y haya oportunidades para todos”, insistió el político demócrata, haciéndose eco del principal mensaje de su campaña.

De Blasio logró un 73% frente al 24% del candidato republicano, Joe Lhota, quien prometía seguir la línea de Michael Bloomberg

En lo que parece que va a ser una costumbre, De Blasio volvió a recurrir al español en la conferencia de prensa, al avanzar que su gobierno local será “progresista y competente”.

“Vamos a cumplir con la misión que el pueblo nos ha confiado, la construcción de una ciudad donde todo el mundo comparte la prosperidad y el éxito”, insistió.

Según los conteos, De Blasio se impuso en todos los grupos de votantes, salvo en aquellos que apostaban más por la experiencia, quienes prefirieron darle su apoyo a Lhota.

En su distrito, Brooklyn, y en el Bronx, obtuvo cifras de más del 80%, mientras que en Manhattan y Queens, si bien la diferencia fue menor, alcanzó unos dos tercios.

Quienes más se inclinaron por el demócrata fueron las minorías, como en el caso de los negros, entre quienes registró un 96% de adhesión.

De Blasio, el primer demócrata en ganar una elección a alcalde Nueva York desde 1989, centró su campaña en la lucha contra la desigualdad económica y la falta de oportunidades que afectan a amplias capas de la ciudad.

Por la madrugada, en su discurso tras conocerse la victoria, el alcalde electo repasó los principales puntos de su campaña y destacó que además de la lucha contra la desigualdad y la falta de oportunidades, se debe atender la mejora de la educación.

Asimismo, destacó la importancia de que haya viviendas accesibles y la necesidad de poner fin a la discutida práctica policial conocida como “stop and frisk”, que afectó de forma muy desproporcionada a las minorías.

Dicho programa de “preguntar y registrar”, permite a los oficiales de la policía detener y “cachear” en busca de armas o drogas a cualquier persona en la calle que son seleccionadas por su aspecto físico.

De Blasio reiteró que pedirá que los más ricos paguen “un poco más” a fin de financiar la educación preescolar para todos los niños de la ciudad.

Junto a sus hijos adolescentes, De Blasio insistió en que el gobierno municipal debe respetar las libertades civiles, y pidió que la Policía y los ciudadanos “trabajen de la mano” para lograr “vecindarios fuertes”.

De Blasio, quien estará al frente de una administración de 300.000 empleados con un presupuesto de 70.000 millones de dólares, jurará el cargo el 1º de enero como el alcalde número 109 de la ciudad.

Por su parte, Bloomberg, si bien no apoyó a ninguno de los candidatos, al depositar su voto afirmó ayer que sin importar quien sea trabajará “en sintonía” con el nuevo alcalde.

En tanto, en las elecciones en Nueva Jersey resultó reelecto el actual gobernador republicano moderado Chris Christie, quien se impuso a la demócrata Barbara Buono.

En Virginia, el demócrata Terry McAuliffe, cercano a Bill Clinton, derrotó al republicano Ken Cuccinelli, fiscal general del estado.

También se eligió alcalde en Boston, donde el demócrata Martin Walsh se impuso al actual titular, el republicano Thomas Menino, quien llevaba 20 años al frente de la alcaldía.