Vinoplástica: caos y poética en torno a la mesa

0

CARTEL VINOPLASTICA

“Disfruta de una copa de vino Chinchilla en el restaurante Vino Mío mientras eliges cual -de los más de 160 cuadros en acrílico que he pintado- vas a llevarte a casa, es un regalo para ti, adelante, así podremos descubrir la colección de óleos que componen este proyecto. Los fondos recaudados irán a parar a la ONG Acción contra el Hambre y la Federación Española de Hostelería (FEHR) para la campaña solidaria Restaurantes contra el hambre, iniciativa destinada a luchar contra la desnutrición infantil.
Gracias por tu participación y que lo disfrutes.”

Correspondencias entre la pintura, el vino y la gastronomía.

La colección que Pipo Riobóo presenta este otoño de 2013 en Vino Mío, la componen una decena de óleos y 160 acrílicos sobre lienzo.
Este proyecto marca un punto de inflexión en la producción artística de este pintor malagueño. Se trata de una exposición totalmente interactiva, en la que el público se convierte en una parte activa en la misma, de forma que a través de su participación, podrá descubrir los cuadros ocultos tras los 160 acrílicos que a modo de puzle esconden los óleos que se encuentran debajo.

De esta interactividad con el público se encarga la misma composición de la exposición. Aparentemente nos encontramos en primer término solamente con los 160 acrílicos que, siendo retirados uno a uno, descubrirán los lienzos ocultos bajo este puzle artístico.

Tanto los acrílicos expuestos, como los óleos ocultos, están íntimamente relacionados con la cultura gastronómica y vitivinícola andaluza y malagueña. Es por este motivo por el que esta muestra se celebra entre los muros del Restaurante Vino Mío y con la estrecha colaboración de las Bodegas Chinchilla. Dos actores que se convierten así en protagonistas de esta muestra pictórica y gastronómica.

Cada acrílico sólo podrá desvelar su oculta obra de arte a través del vino y será el cliente, copa en mano, quien descubra, paso a paso “la obra de arte tras la obra de arte”.

De forma manifiesta pues, trata de acercar el arte contemporáneo al público, de la mano de la cultura del vino y la gastronomía, abordándolo a través de los pinceles y el lienzo, en un entorno innovador, moderno y de fácil acceso como es el restaurante, un foro público totalmente abierto y posible para todos.

El proyecto establece una simbiosis entre los elementos comunes que se encuentran en el mundo de la pintura, la enología y la gastronomía. Mediante una estética cromática intensa construida a base de colores planos vibrantes y sinuosas geometrías, conjuga los conceptos, juega con ellos, los muestra y los oculta, los deja entrever e inventa nuevas formas de percibirlos; logra este cometido partiendo de un escenario figurativo, en una operación metafórica que fragmenta la realidad mediante trazos que se concentran en la “emoción” para dejar definitivamente a un lado cualquier “regla”. Disfrutar su pintura es como alimentarse, algo muy natural.

Es un intento de poner en marcha una catálisis a través el proceso creativo de la pintura, explorando nuevos puntos de conexión entre las múltiples analogías que se entrecruzan de forma imperceptible cuando nos encontramos en un restaurante o bar, degustando una exquisita comida, acompañada por un buen vino y rodeado de pinturas.

Disfruten pues y buen provecho.