Un centenar de jóvenes emprendedores concluyen su formación en las jornadas ‘Tecnologías e inclusión social’ en La Noria

0

Entre las actividades llevabas a cabo por los participantes destaca el taller de prototipado de piezas en 3 dimensiones dirigido a jóvenes ingenieros, arquitectos e informáticos

Las jornadas #Innoria, ‘Tecnología e inclusión social. Desarrollo a través del acceso abierto’, que comenzaron el pasado miércoles en el centro La Noria, dependiente de la Diputación Provincial, han llegado hoy a su fin con la participación de más de cien personas.

Esta iniciativa, organizada por el ente supramunicipal de la mano de “la Caixa” y con la colaboración de la UMA, ha aglutinado a una veintena de emprendedores e innovadores, que a través de ponencias, charlas y talleres, han dado a conocer las nuevas oportunidades sociales para la juventud a través de las herramientas tecnológicas en código abierto.

La vicepresidenta y diputada de Derechos Sociales, Ana Mata, ha asistido a la última de las actividades, consistente en la demostración del funcionamiento de las tecnologías de impresión 3D, llevada a cabo por el proyecto Ehcofab, afincado en Sevilla, y la distribuidora malagueña Reclone 3D. En la demostración se han utilizado los prototipos desarrollados por los asistentes al taller de ‘Introducción al prototipazo 3D’ que ha tenido lugar durante las jornadas y que ha estado dirigido, especialmente, a jóvenes arquitectos, ingenieros industriales o informáticos.

Durante los pasados días, en ‘#Innoria, Tecnología e inclusión social’, se han estudiado los posibles contextos de desarrollo tecnológico que se están desarrollando en la actualidad por entornos jóvenes, así como la red libre como herramienta empresarial, cultural, educativa y política. Además, esta iniciativa ha servido para poner en contacto a los jóvenes con talento y actitud con emprendedores sociales, la universidad y proyectos nacionales de interés empresarial.

Entre los temas que se han abordado se encuentran las posibilidades del entorno o hábitat actual para generar procesos de innovación social, y la consideración de la red, la conexión, el software o el hardware como parte del mismo. De este modo, se han puesto de  manifiesto opciones alternativas y empresariales a partir de esos preceptos, para visionar espacios e incubadoras de comunidades que trabajen por su propio desarrollo alentando las expectativas de vida y generando ilusión colectiva, para, a expensas de la recuperación económica, encontrar un nuevo camino de crecimiento más estable, seguro, social y sostenible.

Mata ha afirmado que después de nueve meses de trabajo, La Noria busca consolidarse como un lugar imprescindible para el desarrollo e intercambio de iniciativas novedosas y efectivas en el campo de la innovación social. “La Noria se mueve y progresivamente se está convirtiendo en un lugar donde incubar propuestas y proyectos creativos desde el que aportar soluciones a la ciudadanía”, ha concluido.