Barcas de juguete y vidas en riesgo

0

Algunos amigos juntan el dinero, compran sus chalecos y lo intentan.

Los medios de comunicación las llaman las “barcas de juguete”, pero es allí donde se dan muchas historias de vida diferentes; aunque todos los pasajeros de las “toys” comparten algo: la esperanza de un futuro mejor y un pasado atravesado por las violaciones de derechos humanos.

Muchos de ellos nunca pensaron que ese camino tan peligroso sería el que les llevaría a Europa, pero es el más barato y el más asequible.

Ultimamente son varios centenares de inmigrantes los que han sido recogidos en el Estrecho en decenas de pequeñas barcas. Estas sustituyen a las pateras de madera.

El coordinador de inmigración en Andalucía de la Asociación Pro Derechos Humanos (APDH-A), Carlos Arce, ha manifestado  que los inmigrantes que llegan a las costas españolas en embarcaciones ‘de juguete’, lo hacen motivados por la situación económica extrema en la que se encuentran en Marruecos y por la “brutal represión” que están sufriendo por parte de la fuerzas de seguridad marroquíes durante las últimas semanas.

Es cierto que las pequeñas zodiacs se venden a mayor precio en el mercado negro marroquí. Una barquita de 400 kilos, que valdría 100 euros, se puede adquirir por 350. Las más grandes, de 500 kilos, pueden llegar a venderse por 500 euros. Pero aún así un grupo de siete y nueve personas puede pagarlas, los amigos se juntan, cotizan, compran sus chalecos y lo intentan. No hay grandes redes detrás de este tránsito, sólo intermediarios locales.

barcasdejuguete