Demanda de Repsol a la Argentina: la designación de dos jueces en el Ciadi muestra la parcialidad del tribunal

0

El nombramiento de Francisco Orrego Vicuña como mediador de Repsol ante el Ciadi y los vínculos del presidente del tribunal arbitral Claus von Wobeser con la petrolera española dejaron al descubierto la parcialidad que tendrá el organismo de resolución de controversias del Banco Mundial para dictaminar en la demanda de Repsol contra la Argentina por nacionalización de parte de YPF.

repsol ypf

El chileno Orrego Vicuña presidió tres tribunales del Ciadi donde emitió fallos que condenaban a la Argentina a pagar 472 millones de dólares, que luego fueron anulados por serios errores de derecho y omisiones importantes, detalla una investigación publicada en el diario Tiempo Argentino.

A eso se suma que Orrego Vicuña fue representante de la dictadura chilena en las frustradas negociaciones con la Argentina por el diferendo del Canal de Beagle que dejaron a ambos países al borde del conflicto armado, y defendió a Pinochet como embajador trasandino en Londres.

En tanto, agrega el informe del matutino, Claus von Wobeser, encargado de dictaminar en el caso YPF, mantiene compromisos laborales y múltiples vinculaciones con el estudio de abogados Freshfields Bruckhaus Deringer, que defiende a Repsol en la demanda contra la petrolera nacional.

Frente a este panorama, el Estado argentino impugnó ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones la designación de Orrego Vicuña y Von Wobeser.

La República Argentina presentó el 29 de julio pasado ante el Ciadi los fundamentos de recusación de Orrego Vicuña y Von Wobeser en un documento de 36 páginas cargados de argumentos legales y políticos en contra del mediador propuesto por Repsol y del presidente del tribunal designado por el Banco Mundial en la causa ARB/12/38, en la que la petrolera española demandó al país por la estatización del porcentaje mayoritario de las acciones de YPF.

El planteo del Estado Nacional sostiene que la designación de Orrego Vicuña “constituye una verdadera ofensa contra la República Argentina” y destacó que la anulación de tres fallos dictados por la misma persona por parte de comités ad hoc “no tiene antecedentes en la historia del CIADI”.

A los argumentos jurídicos, los representantes argentinos sumaron los políticos y la vinculación de Orrego Vicuña con la dictadura de Pinochet.

El presidente del tribunal fue integrante de la dictadura trasandina entre 1973 y 1989, y diez años después, en 1999, argumentó en Londres a favor de Pinochet para evitar la extradición del genocida desde Gran Bretaña a España.

En cuanto a Von Wobeser, los representantes del Estado enviaron en tiempo y forma las objeciones a su designación, pero la Secretaría General del CIADI alegó que las recibió un día después (pese a que los representantes de Repsol dieran cuenta del cumplimiento de las fechas) y confirmó el nombramiento del abogado mexicano sin publicar los argumentos requeridos por la representación argentina.