Antonio Romero “amenaza” con seguir luchando

Antonio Romero se recupera de una complicada y exitosa intervención quirúrgica, lo que nos llena de felicidad a sus compañeros de partido y de IU, y también a muchísima gente que lo quiere, lo admira y lo valora enormemente.

Porque Antonio ha sido, y es, uno de los activos más importantes y queridos del PCE y de IU por toda una vida dedicada abnegadamente a luchar por la democracia, la igualdad y la defensa de las personas más desfavorecidas.

Natural de Humilladero, y de origen jornalero, comenzó a trabajar a los catorce años. Muy joven, y en plena dictadura franquista, comenzó a militar en el PCE. Aún en la clandestinidad, participó en la creación de las Comisiones Obreras del Campo de las que fue Secretario General. En 1978 se convirtió en el miembro más joven del Comité Central del PCE.

Autodidacta, siempre demostró una gran inteligencia política, un incomparable olfato para detectar las injusticias, una incansable capacidad de trabajo y un don innato para comunicar con la gente. Y siempre con un finísimo sentido del humor.

Fue parlamentario andaluz, senador y diputado en el Congreso, y siempre destacó por su denuncia contundente y valiente de las tramas de corrupción y “las cloacas del Estado”, y por su defensa infatigable de las clases populares. Y no fue alcalde de Málaga porque el Señor X de los GAL lo vetó e impuso a los concejales del PSOE que dejasen gobernar al PP.

Pero sobre todo, Antonio ha sido siempre un referente de la izquierda española y ejemplo para varias generaciones de dirigentes y militantes del PCE y de IU.

Parafraseando el poema de Bertold Brecht, Antonio es uno de “los imprescindibles”, de “los que luchan todos los días”, toda una vida.

Que tiemblen los corruptos y los poderosos, porque en su primer mensaje tras la operación, Antonio “amenaza” con seguir luchando muchos años.

Eduardo Zorrilla

Portavoz municipal de IU-Málaga para la Gente y miembro del PCA

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí